Soplar y hacer moodles

En este post, Fabio alerta sobre la 'moodlemanía': cuáles son los beneficios de esta plataforma y de qué manera puede convertirse en una cáscara vacía. Lee más. | PENT - Proyecto Educación y Nuevas Tecnologías. FLACSO Argentina.

Miércoles 24 de Septiembre de 2008

No cabe duda que la aparición de una plataforma abierta como Moodle (y otras menos conocidas
y difundidas) en nuestro ámbito, ha permitido una reestructuración en el campo de la enseñanza en línea. Hasta hace poco tiempo, sea en nuestro país como a nivel mundial, el modelo de negocios más frecuente estaba ocupado por empresas que desarrollaban software a medida, o que vendían las soluciones, llaves en mano, a las instituciones interesadas. Esto significaba en general un gran desembolso inicial y por otra parte estos desarrollos propietarios obligaba a las instituciones a depender siempre de las empresas para realizar modificaciones, ya que sólo ellas tenían "la llave" para hacer los cambios necesarios.

Desde el punto de vista de las empresas lo que se ofrecía eran dos cosas, un campus virtual (software) y, por otra parte, el procesamiento didáctico de los contenidos sobre los cuales trataba el curso. Desde este punto de arranque ya quedaba preconfigurado un modelo de utilización de las plataformas, que en principio serían utilizadas para "subir" o disponer la información (contenidos de los cursos). Este modelo funcionaba muy bien económicamente: las empresas podían mensurar su trabajo a partir de la cantidad de texto e imagen que subirían sumado a las características tecnológicas de las plataformas (considerando las horas de programación y el trabajo requerido para realizarlas). El procesamiento didáctico en este sentido parecía limitarse a darle forma de página web, considerando la extensión, la gráfica y la lectura en pantalla de un texto que había sido concebido para su lectura lineal. En algunos casos podía ser enriquecido con algunas características multimediales (más contenido). Esta tendencia, en principio casi inadvertida, acarrearía consecuencias muy negativas en el futuro.

Cuando todo parecía estar funcionando de maravillas aparece en el escenario Moodle, como la primera aplicación de código abierto que se extendió masivamente. No es el propósito de este posteo analizar las causas de esta difusión exitosa pero me atrevo a enumerar dos causas (sin intención de ser exhaustivo en este análisis).
Moodle tiene una curva de aprendizaje muy fácil. Es decir que, con muy poco esfuerzo inicial, uno puede instalar y abrir un curso. La plataforma rápidamente empieza a responder a los deseos de quien la está utilizando y así con un par de clicks, los cursos están montados, se puede subir toda clase de archivos, linkear con recursos externos, armar foros. Y además todo con una lógica muy cercana a la lógica de las instituciones educativas tal como las conocemos hoy (estructura de cursos, profesores, unidades, evaluaciones... etc.)... ¿qué más se puede pedir? ... es cómo una máquina de la felicidad.
Por otro lado, la plataforma estaba acompañada de un marketing pedagógico que sonaba como música celestial en oídos de cualquier pedagogo. "Moodle es una plataforma constructivista", se explica entre las características de la plataforma. ¿Quién en su sano juicio no adoptaría esta maravilla, que por fin haría realidad el deseo de tener una educación constructivista, a unos clicks de ventaja y además gratuito. Si esto no es la panacea universal... la panacea dónde está?

Pensando y reflexionado más allá de este entusiasmo inicial, sabemos que: una plataforma + contenido + foro + "alguna otra cosa" no es igual a la enseñanza en línea. Una plataforma + contenido + foro + "alguna otra cosa" es como un cadáver, una estructura sin vida. Pensar en un proceso de enseñanza en línea significa repensar los procesos de interacción, de apropiación, de negociación, las estrategias de moderación, de acompañamiento. Enseñar en línea es un proceso tecnológico aun inmaduro, difícil de reconocer y todavía de diferenciar de la simple transmisión de contenidos vía web.

Entonces, esta disponibilidad y facilidad de dominio de la plataforma Moodle se convierte en un arma de doble filo. Si bien es cierto que facilita la instalación y el montaje del curso, esto no es más que una parte, acotada y reducida, de lo que significa concebir un espacio de enseñanza en línea. Antes del montaje es necesario concebir el proceso en su totalidad. La plataforma facilita la estructura, pero ello no debe hacernos olvidar de todo aquello que es necesario. La supuesta facilidad de utilización de Moodle parece ocultarnos la especificidad de los que significa enseñar y aprender en línea. A veces pienso que se está generando una tendencia al asociar al "montar y manejar un Moodle" con el poseer con todas las herramientas necesarias que posibilite "enseñar en línea".

Si queremos concebir un proceso de enseñanza en línea, es necesario poseer algún conocimiento sobre la lógica y del funcionamiento de la plataforma (software), pero el conocimiento del funcionamiento del software poco nos dice de cómo enseñar en línea. Invertir esta ecuación sería como considerar que por manejar un procesador de textos somos escritores o que por conocer el funcionamiento de una hoja de cálculo podemos ejercer como contadores.

Con todo esto quiero alertar sobre la moodlemanía y sus variantes. Sin duda su aparición ha facilitado las cosas en el sentido de que los esfuerzos institucionales pueden focalizarse hacia lo que más importa en la enseñanza en línea y desentenderse de complicaciones técnicas con empresas y programadores; pero caeríamos en un error si pensamos que solamente con el Moodle "ya la hicimos".....hay vida (y mucha) más allá y sin el Moodle.

Licencia

Creative Commons License
El texto del artículo 'Soplar y hacer moodles' de Fabio Tarasow se encuentra bajo licencia Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License.
Artículo disponible en:
http://www.pent.org.ar/novedades/soplar-hacer-moodles%20.

Comentarios

Imagen de Luis David Tobón López
24 Sep 2008
17:34

Fabio, como siempre muy pertinentes tus posteos, centrados y que invitan a seguir construyendo caminos, preguntas y pensarnos un poco como docentes en esta panacea de recursos educativos en la que se ha convertido la Web, como lo adviertes con moodle.

Totalmente de acuerdo, moodle no es la estrategia pedagógica, es un camino para andar, pero en el paso, tenemos que abrirnos entre trochas y armar un paisaje de aprendizaje que tome sentido tanto para el docente como para los alumnos desde procesos de bidireccionalidad en la comunicación.

Es un error ya generalizado, que muchas instituciones educativas piensen que moodle o el acondicionamiento de la sala de informática sea enseñanza el línea....

Gracias por tus aportes...

Imagen de Ramiro Fernando Marin
24 Sep 2008
17:39

Una nota verdaderamente interesante y que debe llevarnos a la reflexión. Tengo la oportunidad de trabajar como docente en varias instituciones educativas de nivel medio y superior y en todas ellas sin excepción se está cometiendo el error que pone de manifiesto Fabio en el sentido de que todos los involucrados en las actividades y manejo de dicha plataforma no tienen ningún tipo de conocimiento en cuanto a la forma de enseñanza mediada por este tipo de plataformas, e incluso tampoco en cuanto a la elaboración de los materiales. La capacitación que reciben los docentes es meramente instrumental. Se aprende la herramienta y no cómo enseñar en línea.

Celebro la forma en que Fabio arroja luz sobre este tema que en muchas instituciones se instala por una cuestión de moda mas que como consecuencia de una proceso reflexivo enmarcado en un proyecto institucional.

nos seguimos leyendo...

Imagen de Gustavo Alberto De Elorza Feldborg
25 Sep 2008
21:34

muy interesante la nota sobre moodle, tengo instalado un EVA en moodle, y coincido con Fabio acerca de que esta plataforma no es en su totalidad "La educación a distancia o en Linea", creo que más allá de este entorno debemos concebir primeramente una e-didáctica o e-pedagogía, para luego poder complementarla con nuestra escenario virtual de aprendizaje, muy bueno tu aporte Fabio

Imagen de Guillermo Lutzky
27 Sep 2008
09:43

Amén.

95% Cultura
5% Tecnología

Para institución, docentes y estudiantes

Un abrazo

Imagen de Diana Irene Socolovsky
27 Sep 2008
21:10

Hola:
Utilizo Moodle en dos de mis actividades más importantes, el trabajo y el estudio. En el trabajo (Coordinación Educativa Tecnológica en escuelas del GCBA) y acá, en FLACSO, estudiando. En ambos casos con una gran interactividad. Confieso que cuando empecé a interactuar en ella me pareció un monstruo, que de a poco se volvío dócil y amigable.

Coincido con Luis David en que es un camino ideal para transitar y en el que debe coexistir la bidireccionalidad, como en todos los casos en los que hay procesos de enseñanza-aprendizaje, ya que de otro modo no tendría sentido. El proceso didáctico definitivamente, no puede estar ausente y se debe tener la posibilidad de tomar para luego dar.

Pero en este punto concuerdo con Fabio en que deben encontrarse hacia ambos lados, las cantidades justas y necesarias a cada aplicación y que éstas puedan resultar justificables para que “la moodlemanía” no se apropie de esa vida que hay más allá de ella.

Excelente artículo Fabio. Hace reflexionar.

Imagen de Marcelo Emilio Vitale
28 Sep 2008
22:05

Estoy de acuerdo con tu aporte. En mi caso, aquí en la diplomatura es la primera vez que utilizo la plataforma, y ubicado en el lugar de estudiante me parece sencillo y sumamante atractivo su uso. Pero creo que la implementación y el mantenimiento de un espacio de enseñanza en línea es solo una parte acotada de lo que significa este tipo de instrucción.

Saludos.

Imagen de Daniel Ismael Krichman
3 Oct 2008
19:18

También creo que es un tema de transformación y cambio de prácticas culturales. Estoy de acuerdo con Guillermo, aunque lo diría así: 5% Tecnología y 95% Cultura de uso-en construcción.

Lo de soplar y hacer moodles (excelente construcción!) no es para sorprenderse, me parece que es el correlato, en este ámbito, del discurso del mercado, impregnando todos los espacios de nuestra existencia.

Lo que me preocupa de todo eso no es tanto que exista sino cuántos docentes compran de esa mercancía mentirosa y farandulesca.

El mercado necesita vender y además cuantificar, para mostrar estadísticas que, ya sabemos cómo explican la repartija del pollo: Si una persona come un pollo y otra no come nada, para las estadísticas dos personas comen medio pollo... ¿no?

Recuerdo haber sostenido durísimas discusiones en tiempos de OLPC Arg. cuando nos querían convencer de que la saturación tecnológica iba a terminar con la ignorancia en la Argentina...

Un sector de los promotores oficiales tenía ese discurso y a él se enganchaban los ingenieros creyendo que todo se podía resolver en el ámbito del diseño proyectual. Pero de la cultura de uso, ni una palabra. De brechas lingüísticas o de subjetividades tecnológicas, ni mu.

Creo que educar sigue siendo un proceso largo, trabajoso, lleno de equívocos, interminable (imposible, decía Freud) y singular (que involucra a personas reales!) donde; sobre todo, hay que sostener la incertidumbre y el desasosiego del otro, además de ayudarlo a relacionarse con el conocimiento específico. Las TICs ayudan cuando el que las usa como mediadoras, entiende para qué le pueden servir en ese proceso, no cómo funcionan... Eso está en los manuales.

Qué tema, Fabio!

Imagen de María Rosa Taddeucci
16 Jun 2011
23:38

Genial Fabio... es sumamente complicado que las instituciones comprendan la complejidad de la educación en línea... que una plataforma, moodle o la que sea, es una posibidad, excelente sin dudas, pero al servicio de un proyecto educativo enmarcado en un contexto específico.
Gracias por permitirnos seguir pensando...
Saludos.
María Rosa.

Imagen de Mirta Susana Acosta
17 Jun 2011
00:32

Fabio, veo en tu análisis esto que ya sabemos los docentes: la educación no es un problema de recursos sino una cuestión de creación de condiciones para aprender. En este caso, moodle puede ser el recurso, pero sin la generación de situaciones didácticas contextualizadas, resulta un elemento más sin aportar a la construcción de saberes por parte de los chicos y chicas.
Valiosos tus posteos!!
Gracias!
Mirta

Imagen de Marcela Elizabeth Briseño
25 Jun 2013
17:30

Leo los aportes de todos junto con el de Fabio y lógicamente no puedo más que coincidir con todos Uds.
Me parece una maravilla la síntesis de 95% de cultura y 5% de tecnología.Llevado a las aulas sería priorizar la pedagogía,descentralizar la figura del docente y priorizar al alumno creador y protagonista más allá de las tecnologías que se integren al plan de enseñanza.
Marcela:)

Opciones de visualización de comentarios

Seleccione la forma que prefiera para mostrar los comentarios y haga clic en «Guardar las opciones» para activar los cambios.