Abrimos la inscripción al Posgrado en Educación y Nuevas Tecnologías del PENT.
Aprendé a diseñar experiencias educativas innovadoras presenciales, virtuales y mixtas.
Más información

Con ojos de extranjeros

El trabajo de campo supone una experiencia de co-participación entre quien cuenta y quien escucha, entre quien observa y quien es mirado. | PENT - Proyecto Educación y Nuevas Tecnologías. FLACSO Argentina.

Lunes 1 de Agosto de 2016

* Por Graciela Caldeiro y Bettina Berlin

El trabajo de campo supone una experiencia de co-participación entre quien cuenta y quien escucha, entre quien observa y quien es mirado. Observar y escuchar requiere despojarnos, por un rato, de nuestras hipótesis para no perder detalle, para descubrir el escenario y atesorarlo. Pero nunca es fácil. Llevamos en nuestra mirada miles de apuntes con ideas, discusiones y experiencias a cuestas que suelen pesarnos; y no podríamos salir sin todo aquello. Especialmente cuando se trata del inicio, cuando las expectativas nos envuelven acelerándonos.

Así comenzaría la primera inmersión en el campo dentro del nuevo proyecto de investigación sobre el uso didáctico de las tecnologías durante la formación de magisterio y el ejercicio docente. En esta oportunidad sería algo distinto. Nos tocaba la apertura del trabajo de campo en Uruguay, en la ciudad de Rosario a unos pocos kilómetros de Colonia. Nos parecía muy cerca, aquí nomás. Pero a la vez, descubríamos que era lejos. Uruguay, el país de nuestros socios en esta nueva investigación nos situaba frente al desafío de conocer un sistema educativo diferente, con otra lógica que nos colocaría, claramente, en la categoría de extranjeras. Y aunque todo inicio de un trabajo de campo implica de algún modo ser extranjero, en esta oportunidad nos exigiría más cuidado, evitar pronunciar los supuestos, ser conscientes de nuestro vocabulario, movernos despacio allí donde ambos vecinos rioplatenses nos diferenciamos, aún siendo tan parecidos, tan hermanos.

Y el día empezó así, con estas inquietudes flotando bastante desordenadas en nuestras mochilas. Nos subimos al Buquebús y llegamos a una Colonia misteriosamente envuelta por la bruma costera. Desde Colonia tomamos el bus cuyo destino final era “Nueva Helvecia”. Nosotras debíamos bajar un poco antes. Atravesamos el campo ondulado que se revelaba como un entorno rural. En un tramo identificamos un grupo de molinos de energía eólica trabajando. El paisaje invitaba a perder un poco la mirada, pero nos esforzamos por no distraernos demasiado. Durante el viaje recordamos el plan de trabajo y revisamos los instrumentos de recolección de datos... e incluso hicimos algún agregado de último momento. Pensamos estrategias para encarar la comunicación y mantener un discurso homogéneo. Queríamos, especialmente, no ser confusas, no contradecirnos con explicaciones inútiles que nadie pediría. Y también nos importaba ser claras respecto a que las extranjeras éramos nosotras. Inmersas en territorio uruguayo habíamos terminado de comprender nuestra condición de foráneas con todo lo que ello significaba para nuestro rol de entrevistadoras.

El viaje fue breve, quizá una hora y media, pero nos pareció mucho más rápido aún. Llegamos a Rosario a la hora prevista. El pueblo nos pareció pequeño, pintoresco, pulcro y tenía algo de postal mágica. La neblina matinal se había dispersado y dejaba el escenario listo para cierta calma cinematográfica. A juzgar por la arquitectura, Rosario se nos antojaba como detenido en el tiempo, como en la primera mitad del siglo XX. Hacía frío y eso lo iluminaba todo mucho más. Tras dejar el equipaje en el hotel, nos dirigimos al Instituto de Formación Docente, caminando. Eran unas pocas cuadras. En Rosario todo parece estar cerca, aunque para nosotras la distancia era una presencia notable.

Entonces la puertas institucionales se abrieron en sentido literal y figurado. Y allí estábamos ya, con nuestros ojos de extranjeras, encontrándonos con nuestras cálidas interlocutoras, grabando las primeras voces en tierras uruguayas. Percibiendo la atmósfera, los detalles del entorno, las sutilezas de una realidad escolar con sus propias reglas y formas de entender la comunidad de la se forma parte y se construye. Confirmamos, una vez más, que la apertura del trabajo de campo es una experiencia única. Una experiencia especialmente valiosa de la que tuvimos la fortuna de ser curiosas testigos.

 

 

Licencia

Creative Commons License
El texto de la nota 'Con ojos de extranjeros' de Proyecto Educación y Nuevas Tecnologías se encuentra bajo licencia Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License.
Nota disponible en:
http://www.pent.org.ar/novedades/ojos-extranjeros.

Vía Facebook